Fue hace más de 5 años que Cruz Azul vencía rotundamente al América 4 goles a 0 en la cancha del Estadio Azul, desde el simple nombre del estadio luce lejano aquel 24 de octubre del 2014.

Hoy, una vez más, se enfrentaban ambos cuadros con dicho antecedente. Cruz Azul enfrentaba al cuadro de Miguel Herrera después de haber caído en la final del Apertura 2018.

Tras 5 largos años de sufrimiento frente al cuadro de Coapa, los dirigidos por Pedro Caixinha siguen sin encontrar la fórmula para poder, tan siquiera, para poder anotar un gol en el arco que defiende Agustín Marchesín.

En el partido de hoy, Cruz Azul tuvo que hacer modificaciones por la expulsión de Rafael Baca, pieza angular dentro del esquema táctico de la máquina. Salió a la cancha con un 4-3-3, la sorpresa fue que Cauteruccio se posicionó como extremo izquierdo.

Cuando defendía el equipo celeste, la formación se convertía en un 4-5-1, siendo Édgar Méndez y el mismo Cauteruccio quienes bajaban a media cancha para crear superioridad numérica y así, recuperar de forma rápida el balón.

Las sensaciones fueron las mismas que en los últimos enfrentamientos contra las águilas del América; un equipo timorato, con poca idea de gol y con un mundo por delante para poder vencer al acérrimo rival deportivo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: