La paradoja del Ascenso MX

Suena incongruente que una liga se llame Ascenso MX y funcione de manera totalmente opuesta al no permitir entrar equipos a esa categoría ni dejar subir a otros al Máximo Circuito. El esfuerzo de un equipo a lo largo de un año se ve tirado al traste cuando ciertas condiciones no le dejan subir de categoría; su premio, por ende y como si se tratase de consolación, es económico.

La Segunda División de balompié mexicano, conocida como Liga Premier, cambió su formato a un torneo largo en el que se incluía la Liguilla; hasta antes del inicio de ésta no se sabía qué equipos estaban certificados para ascender, la incertidumbre finalizó ya comenzada la fase final. Ningún equipo tenía derecho a ascender.

Sin embargo, los Loros de Colima, equipo perteneciente a Jimmy Goldsmith, resultaron campeones al vencer en marcador global de tres por dos a los Tuzos de la Universidad Autónoma de Zacatecas. Su premio no fue el ascenso a la División de Plata sino económico de 15 millones de pesos que pagó Tampico Madero para no bajar de categoría y mantenerse en el Ascenso.

¿La razón para no dejarlos subir de categoría? El señor Goldsmith necesita una empresa a su nombre que lo respalde; esto era dificultoso cuando toda la inversión hacia la escuadra colimense proviene de un fideicomiso de Jimmy. No tiene la necesidad de crear empresas.

De esta manera se concretan tres años seguidos sin que un equipo de la Liga Premier suba al Ascenso MX. Primeramente fueron los Coyotes de Tlaxcala hace dos años, Tepatitlán de Morelos vivió lo mismo el año anterior y ahora Loros de Colima.

Asimismo, el ascenso de Atlético de San Luis dejó a la división con 14 equipos, que aun pudieron ser 13 clubes sino es por el castigo económico que Alejandro Irarragorri pagó por el descenso de Tampico Madero.

Por si tener menos equipos en la División de Plata es poco, la turbulencia de la incertidumbre aumenta pues existen rumores de cambios de plaza, de congelar las franquicias. El mes de junio será movido en tanto a esta temática. Alebrijes de Oaxaca y Celaya son plazas que posiblemente busquen hacer lo último mencionado: congelar la franquicia.

La semana clave será ésta, el martes se realizará la asamblea donde se darán a conocer los pormenores del próximo año futbolístico, cuántos equipos participarán y cuáles serán los equipos que tienen certificación para ascender.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: